QUE BUSCAS?

viernes, 13 de julio de 2012

ANDANDO POR UNA BOGOTA GAY "CHAPIGAY"



24 horas en 'chapigay', un lugar especial para la comunidad homosexual



En el barrio Chapinero , hombres y mujeres encuentran gimnasio, comercio, rumba, amigos y hotel.

Amanece en Chapinero. Viernes 20 de febrero. Carrera Séptima con calle 63. Corazón de la localidad.
Body Tech es su gimnasio más reconocido. Funciona allí desde hace 11 años y tiene 2046 clientes. Sudor, músculos, tatuajes, fashion, ritmo y gestos de dolor producidos por el esfuerzo predominan. Espejos y ventanales, que miran para ser mirados, sugieren que aquí se rinde culto al cuerpo, al hedonismo y a la vanidad.
Alias el 'Bodygay'. El entrenador Alexánder Álvarez, quien lleva una década trabajando aquí, calcula que 8 de cada 10 de sus alumnos hombres son homosexuales. "Al principio me escandalizaba. Era un poco machista, pero mi pensamiento ha cambiado porque son muy respetuosos". En cuanto a las mujeres, mitad de la clientela, nadie se atreve a decir cuántas son lesbianas. "En ellas no se nota tan fácil", comenta el gerente, Augusto Ramírez.
A primera vista, el gimnasio no parece un reino homosexual, al menos no tanto como el centenar de bares de la localidad, en cuya entrada ondea la bandera arco iris -diseñada por Gilbert Blaker-, que desde el 25 de junio de 1978, durante los desfiles del Festival del Orgullo Gay de San Francisco, empezó a identificar a la comunidad.
"El noventa por ciento de los clientes somos gays, aunque algunos lo disimulan", dice Marco Fidel Díaz. ¿Hay discriminación de parte de los heterosexuales? "La mayoría respeta. Nos aceptan porque aquí son minoría y ahora somos menos tapados".


Comercio homosexual

Al mediodía, Chapinero es un hervidero. En sus 1.287 hectáreas, que corresponden al 3,2 por ciento del área urbana de la ciudad y conforman 50 barrios, viven 166 mil personas. Además, recibe un promedio diario de dos millones de visitantes.
Ahora es nuevo el enfoque homosexual del comercio. Restaurantes, hoteles, tiendas de ropa y cafés Internet se han sumado a los bares, que hace más de una década abrieron el camino. El Hotel High Park es uno de estos lugares. A sus siete habitaciones llegan, en su gran mayoría, extranjeros que se declaran enamorados de 'Chapigay'.
"Aquí los homosexuales tienen derecho a besarse sin sentir que los están criticando", dice un empleado del Restaurante Yepes. En la acera de enfrente, un grupo de universitarios fuma afuera del café Internet. Adentro, una pareja de lesbianas se besa en uno de los sofás, los meseros tienen en su camisa un escudo con la bandera y en los computadores hay páginas web para homosexuales.
A tres cuadras de allí, en el costado oriental de la plaza de Lourdes, funcionan boutiques. "Mi clientela siempre me pone retos a la hora de crear prendas. Los gays somos gente de avanzada", comenta Jorge Merchán, propietario de Sex Club.
No todo es comercio legal en la zona. En los alrededores, menores de edad se prostituyen. "Lo que otrora fue un sector elegante, pasó a manzana sórdida en donde los muchachitos se van por cinco mil pesos con cualquier viejo", comenta Ramiro Leguizamo, profesor universitario que descubrió la rumba gay a mediados de los noventa, por los días en que Safaris se vistió de pionero. "Ese lugar cambió el concepto underground de la fiesta. Importaron de Europa el furor de los dee jays, los strippers y los shows de transformismo".
Bianca, exclusivo para chicas, fue otro de los rumbeaderos que rompieron con la clandestinidad. Hoy es sobreviviente de los días del anonimato. "La primera vez que salí de rumba a un sitio gay fue hace más de diez años y había que tener un conocido que supiera dónde quedaba. No había avisos ni publicidad", recuerda Blanca Durán, alcaldesa de Chapinero.

El centro LGBT

Algunas parejas trenzan sus manos. La luz tenue es tan cómplice como sus compañeros. Son las 3:00 pm. Estamos en el cine foro de Zero controversia, uno de los grupos del Centro Comunitario LGBT. Los asistentes usan diversos accesorios con la bandera gay. Incluso un par de ellos la llevan tatuada.
"El respeto es un valor que cada uno de nosotros debe grabar en su mente. No es posible exigirlo cuando no lo practicamos", dice Zaahira Rodríguez Mora, al referirse al triángulo amoroso del film mexicano Cielo dividido.
Al día siguiente, Fabio y Claudia, sus padres, la acompañarían en la reunión de familiares. "Ella no está sola; vengo acá para reencontrarla", confesaría Fabio al referirse a los años en que se alejó de su hija. "Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio, dijo Einstein", comentaría Elizabeth Aguirre, terapeuta familiar, al darles la bienvenida. Luego, les pediría cerrar los ojos para escuchar crudos testimonios. "Ayer, salí del clóset y mi papá me dijo que me prefería muerto antes que marica", contaría llorando un joven, antes de recibir la solidaridad del grupo.
Desde diciembre de 2006, el centro ha brindado atención psicológica y jurídica a 8764 personas, aunque, en un principio, llamadas anónimas y panfletos amenazantes trataron de impedirlo.
El lugar hace parte de las políticas públicas de derechos para personas LGBT. El 28 de diciembre de 2007, el alcalde Lucho Garzón expidió, ante las constantes quejas de segregación y violencia, el decreto 608, que combate la discriminación. Un año después, la encuesta de cultura ciudadana confirmaría la pertinencia del decreto. Un 58 por ciento de los consultados afirmó que no le gustaría tener gays como vecinos. A pesar de que la homofobia disminuyó en un 17 por ciento con respecto al 2001, Bogotá se ubicó por encima de Belo Horizonte y Ciudad de México, que estaban alrededor del 40 por ciento en la misma cuestión. Cali, Medellín y Santa Marta también se mostraban más tolerantes.
¿Es Chapinero una zona gay, como Chueca en Madrid, Soho en Londres o Castro en San Francisco? Un estudio del Dane afirma que el 55 por ciento de sus habitantes son solteros o parejas jóvenes. "Mi lectura es que gran parte de ese grupo son gays. Personas de clase media, en su mayoría profesionales, viven aquí porque no hay presión social ni discriminación", comenta Blanca Durán.

Heptatlón rumbera

Se asoma la medianoche. La rumba despega. Afuera de Theatron, la disco gay más grande de Latinoamérica, una larga fila se extiende por la calle 58. Los rumberos de hoy son homosexuales, pero forman un grupo heterogéneo: punkerito estrato 6, con cinturón de taches; travesti en tacón puntilla; ejecutivo perfumado, con camisa de cuadros y forastero musculoso en t-shirt.
Mañana, en la Fiesta de San Valentín, cuando lleguen más de tres mil personas, los siete ambientes del bar estarán abiertos, pero sólo Theatron, Teatrino y el Chill Out recibirán mujeres. La idea inicial de los propietarios era ofrecer fiesta exclusiva para homosexuales, en el abandonado teatro Metro Riviera. "Detrás de los gays empezaron a llegar sus amigas, muy queridas; y detrás de ellas, muchos heteros o heterolocas, como se los llama en el ambiente, que dicen ser muy hombres, pero después de unas copas o en secreto tienen relaciones con sus amigos", explica Leguizamo.
HÉCTOR CAÑÓN HURTADO
FUENTE: ELTIEMPO.COM

SEGUN MUCHOS CHAPINERO ES POR TODO ESTO EL LUGAR GAY DE BOGOTA, PERO ADEMAS TAMBIEN SE CREE QUE ES LUGAR DONDE SE CONCENTRA LA CULTURA GAY DE BOGOTA POR SU ARQUITECTURA DE APARTAMENTOS PEQUEÑOS PARA UNA PERSONA O DOS.
ADEMAS ESTA EL SUPERMERCADO DE LA CADENA "CARULLA" QUE RECIBE EL APODO DE "CARUGAY" POR SER UN LUGAR DE ENCUENTRO DE GAYS, DONDE SE VEN PAREJAS DEL MISMO SEXO HACIENDO MERCADO.

Los sitios más gays de Bogotá

Ya se… otra vez publique tarde, es cierto, en fin, la buena noticia es que publique, la mala es que la próxima semana publicare tarde de nuevo: la razón, me la paso viajando, unas veces por placer otras por trabajo, pero he estado mucho tiempo por fuera de la casa.

Respecto al tema de esta semana, creo saber lo que están pensando: que se me acabo el tema, que no tenia nada más que escribir y que decidí hacer la lista de los sitios mas ‘puppis’ de Bogotá, pues bien, debo decirles que el blogger de ‘El Tiempo’ hizo un trabajo parecido mostrando los mejores bares (y mas caros) de la ciudad, al cual le dieron tanto palo que el pobre se quedo sin ganas de publicar una segunda parte.

No, yo no, yo traigo, el único, el espectacular, el nunca antes visto, el top six de la Bogotá gay oculta (Trate que fueran cinco pero no podía eliminar al lugar número seis de la lista), la que no aparece en carteles, ni avisos, la que no todos los gays conocíamos, y muchos de los que vienen de visita jamás han visto.

Recuerden que es una lista de los 6 más o sea que hay sitios que se me quedan por fuera, por obligado y exclusivo orden, pero si alguno de ustedes considera que alguno de los lugares mencionados debe salir de la lista para que entre otro que se me paso estoy presto a sus sugerencias.


Numero 6: Los baños de Granahorrar y la carrera 15 entre calles 72 y 100
Hubo una época en que si estabas buscando un buen polvo, no había nada como entrar a los baños del primer piso del centro Granahorrar, era algo así como un Chat pero húmedo y en vivo, se hacían contactos, se cuadraban tiradas y se disfrutaba de la visión y a veces del tacto de penes ajenos, si esto no era suficiente, entonces un recorrido por la carrera 15 hacia el norte podría proveer a los transeúntes (o viajeros en automóvil) de ejemplares dispuestos a complacer las necesidades físicas de los clientes que pudieran pagar por ello, candidos muchachitos (de cara no más) atendían solitarios y desesperados hombres en busca de lo que la sociedad les negó.

Pero entre Internet y Peñalosa (Un ex - alcalde para quienes no viven en Bogotá) acabaron con este paraíso, el primero porque abrió nuevas posibilidades para la salida digital del closet, el segundo por que decidió que la ciudad era para los ciudadanos y no para las reinas.

Por haber tenido un gran pasado, ubico a este sector en la posición número 6.

Numero 5: El Centro comercial Terraza Pasteur y la carrera 7 entre las calles 16 y 24El sector más central de Bogotá, De norte a Sur se inicia en el centro Terraza Pasteur en la carrera 24, mejor conocido en los bajos mundos como ‘El palacio del Culo’, sirve de distrito gay a la población que no es ‘linda’ o ‘elegante’, este sector tiene en sus haberes los bares de ‘La 21’ y ‘Semaforo’, los cuales a pesar de su mala reputación son el lugar predilecto de aquellos que no pueden pagar el valor relativo a un dólar por cada cerveza que ingieran, se destaca la discoteca ‘Raices Musicales’, en la 5 con 19, porque para un alto porcentaje de personas, es la mejor discoteca gay de Bogotá y es de donde actúa Lalo_cota un transformista que se ha destacado más allá de los límites de la ciudad, y que curiosamente es heterosexual.

Finalmente en la calle peatonal 16 entre séptima y octava se encuentra la ‘Cafetería el Polo’, contrariamente a lo que todos piensan es un lugar agradable, muy humilde pero agradable, con una amplia selección de música la cual se pone a gusto del apreciado público y donde sus asiduos visitantes se conforman con ver con anhelo y cierto desden a los ocasionales jóvenes que llegamos allí por curiosidad, siempre me asombre de las historias de ese lugar, pero en vez de un lugar oscuro se halla uno con dos espacios contiguos iluminados con bombillos de 100 watts y una bolsa plástica llena de agua que pende del techo para espantar las moscas (Y debe funcionar porque nunca ví moscas allá).

Por ser un tradicional lugar destinado a aquellos que no se pueden poner ropa de moda para lucir bellos y que no se pueden costear los típicos bares o discotecas, ubico este sector en el lugar número 5.

Numero 4: Centro Comercial Plaza de las Américas y alrededores.Es la nueva meca arcoiris, el distrito gay sur de Bogotá, la avenida primero de mayo (calle 22 sur) entre carreras 68 y Boyacá reúne los jóvenes (algunos solo jóvenes de espíritu) del sur de la ciudad, se caracteriza por especializarse en la rumba nocturna, aunque el centro comercial ‘Plaza de las Américas’ se ha convertido en el punto de encuentro y contacto para la comunidad homosexual, algo así como: “La colmena del placer para las abejitas que vuelan hacia el sur!!!”

Inevitable no conocer Tropicana la discoteca más grande del lugar u olvidarse del pasado Bombay, el cual a pesar de tener mala reputación y que siempre lo asocie con un hedor a cebolla larga era un sitio muy concurrido, actualmente existen pequeños lugares que nunca he visto en lleno total, pero donde es agradable pasar un rato a tomar algo y escuchar música.

Por ser un sector naciente que ha adquirido reconocimiento en los últimos años a este sector lo ubico en el puesto 4.

Numero 3: El Parque Nacional
El más tradicional parque de la ciudad, reclinado sobre las laderas de los cerros orientales tutelares, constituye uno de los iconos de Bogotá, ubicado en la calle 39, es el sitio donde más de un desprogramado o desconocedor de otras prácticas anda en busca del sexo pago y sin compromiso; en otras épocas, en las que yo era mas osado y mas romántico (es decir mas ingenuo) considere el hecho de fraternizar allí con algún desconocido, entre el romanticismo del amor bajo las estrellas y la temeraria posibilidad de ser atrapado por la policía local.

Pero luego, pensé en un policía obeso y feo, contándole a mi mamá: “Lo encontramos desnudo detrás de un matorral y por eso lo detuvimos”, y decidí que la libre practica del amor o la apremiante necesidad no me hacían tan aventurero. Quedare para siempre ilusionado con conocer u observar las actividades nocturnas de un terraplén ubicado muy lejos de la entrada del parque, que no cuenta con iluminación artificial y conocido como “el alto del culo”, dicen que en la noche se oyen gemidos y jadeos, y algún que otro parroquiano ha pensado que la montaña se encuentra embrujada.

Por reunir las características para una mala novela policíaca (obviamente policías, sexo, suspenso, romanticismo, misterio), ubico al Parque Nacional en la posición 3

Numero 2: Gay Hills
Es algo así cómo como el Bel Air Gay de Bogotá, La zona donde todos quisiéramos vivir, tiene un supermercado 24 horas que mantiene lleno las 24 horas (y lo he comprobado) cariñosamente apodado “El Gayrulla”, donde quisiéramos salir en las mañanas de nuestros lujosos apartamentos ubicados al oriente de la carrera 7 con calle 63, con vestidos divinos (La pava, la gafa de carey y la sandalia con uña nacarada) a mercar y enviar el muchacho a llevar el domicilio a la casa mientras escogemos las flores de la semana y tomamos un café moka descafeinado endulzado con sacarosa en alguna terraza del sector.

Es decir el distrito gay norte de Bogotá, donde se puede botar pluma plenamente y sentirse diva por ello, o resbalarse con las plumas de alguien y sentirse mas diva todavía, sus calles inclinadas recuerdan a San Francisco pero sin mar, sitio que para vivir es solo accequible a quien su nivel de ingreso lo ubique en el 1% de las personas con mayor salario en la ciudad.

No crean que olvide el ’Barbie Gym’ otro nombre cariñoso para el gimnasio ubicado frente al ‘Gayrulla’, donde desde locas de la mas baja estirpe hasta locas de las mas altas esferas sociales vienen a deleitar el ojo y a conseguir marido ocasional o permanente, a cierto y a ejercitarse de vez en cuando.

Por ser el lugar más ‘play’ para los homosexuales de Bogotá, ubico a Gay Hills en la segunda posición.

Hasta ahora hemos visto los sitios más comunes la Bogotá gay, pero aquel que se merece el primer lugar se presenta a continuación:

Numero 1: La carrera 13 entre calles 53 y 64
Chapinero, obvio, nuestro chapigay del alma, el que nunca haya ido a rumbear a Chapinero en Bogotá, no merece llamarse gay, marica, homosexual, maniquebrado o similares, este sector concentra la mayor cantidad de establecimientos gays para todos los gustos, cafés, restaurantes, bares, discotecas, saunas, residencias, etc. Su influencia en la ciudad ha llevado a la administración de la ciudad a proponer construir en este sector un centro comunitario para gente homosexual, se destacan las discotecas mas reconocidas de la ciudad, Theatron, primer referente para cualquiera que pregunte por un lugar gay en Bogotá, y la nunca olvidada oficina.com donde todos fuimos pero ninguno nos amañamos.

Es chapinero el lugar donde después de las 6 de la tarde un viernes surgen como por encanto cientos de parejas de hombres, unos no tan evidentes como otros pero todos planeando una noche de diversión, que en ocasiones es sana, en otras ocasiones es ‘hot’, y en ocasiones es una noche para pasar a solas y en silencio en la mitad de una muchedumbre ruidosa, este es Chapinero el lugar mas gay de toda Colombia.

No menciono más establecimientos comerciales de Chapinero por que la lista podría ser tan extensa como este post, pero si alguno de ustedes va a esta localidad en busca de algún sitio gay, solo es necesario que busque la bandera arcoiris en la entrada.

Por esta razón coloco a Chapinero en el puesto número 1, por ser el sector más popular para ejercer la maricada en Bogotá y creo que en Colombia.



1 comentario:

  1. Es muy interesante e importante que se deje dela do la discriminación hacia nosotros los gay,y que me encuentro muy feliz con mi pareja
    y vivimos excelentemente y cada fin de semana vamos a Hotel Gay
    de Melgar donde la privacidad, la discreción y el respeto por tu identidad sexual es la mayor preocupación.

    ResponderEliminar

ESTA PAGINA NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS Y OPINIONES DE TERCEROS, POR ELLO TENGA CUIDADO DE OFERTAS Y PROPUESTAS, ENLACES O LINKS QUE HAYAN PUBLICADO OTRAS PERSONAS EN EL ESPACIO DE COMENTARIOS, EVITE DAR DATOS PERSONALES, RECUERDE QUE LO QUE PUBLICA YA NO LO PODRA ELIMINAR, GRACIAS POR OPINAR ESO NOS ALIENTA A SEGUIR PUBLICANDO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...